domingo, 4 de agosto de 2013

Poemas de H. Heine y Multatuli

HEINRICH HEINE

(1797 – 1856). Considerado como el último poeta del Romanticismo alemán, quien a su vez sirvió como puente para el distanciamiento con las mismas formalidades románticas. Declarado socialista utópico, fue perseguido por las autoridades y exiliado en varias ocasiones, no obstante haber sido uno de los poetas alemanes más populares en el siglo XIX. Fue además, ensayista, periodista y satírico comentarista de la política.


Las tres maldiciones (Los tejedores de Silesia)

Con ojos secos, lúgubres, ardientes
Rechinando los dientes
Se sienta en su telar el tejedor
Germania vieja, tu capuz zurcimos
Tres veces, tres, la maldición urdimos
Adelante, adelante el tejedor.

Maldito el falso Dios, que implora en vano.
En invierno tirano
Muerto de hambre el jayán en su obrador
En vano fue la queja y la esperanza
Al Dios que nos burló guerra y venganza
Adelante, adelante el tejedor.

Maldito el falso Rey, el poderoso
Cuyo pecho orgulloso,
Nuestra angustia mortal no conmovió
El último doblón nos arrebata
Y como a perros luego el Rey nos mata
Adelante, adelante el tejedor.

Maldito el falso estado en que florece
Y como yedra crece
Vasto y sin tasa el público baldón
Donde la tempestad la flor avienta
Y el gusano con podre se sustenta
Adelante, adelante el tejedor.

Corre, corre sin miedo tela mía
Corre bien, noche y día
Tierra maldita, tierra sin honor
Germania vieja tu capuz zurcimos
Tres veces, tres la maldición urdimos
Adelante, adelante el tejedor.



MULTATULI

(Holanda, 1820 – Alemania, 1887). Eduard Douwes Dekker, escritor anarquista holandés, más conocido como Multatuli (“Mucho he sufrido” en latín; multa tuli, que hace referencia a un famoso pasaje de Tristia de Ovidio). Aunque ejerció como funcionario holandés en Indonesia, renunció a su trabajo y regresó a Holanda, donde escribió un libro anticolonialista y antiesclavista, llamado Max Havelaar o las subastas de café de la Sociedad Comercial Holandesa. Sus escritos en contra de la religión, la familia y los prejuicios raciales y sexuales, sirvieron de importante influencia en los ambientes libertarios holandeses.


Quiero ser libre

Miro las hojas,
Ellas revolotean entre los árboles,
Miro el agua,
Se sigue fluyendo…

El agua está siempre en movimiento,
Es posible que de la vuelta al mundo,
Las hojas sólo se caen,
Y caen muertas en el suelo…

Quiero ser libre como el agua,
Los pájaros, el cielo, el viento
Quiero ser libre de las cadenas,
Quiero hacer algo donde yo me encuentro...

Cada vez que quiero ser libre,
Esto me recuerda,
Me acuerdo de mis cadenas,
Esto impidió que mi camino siguiera

Sólo quiero ser libre,
Libre de las cadenas alrededor de mi cuerpo...
Cada vez que quiero ser libre
Soy inerte a mis preocupaciones,
Mis miedos, mi dolor
Quiero flotar,
tan libre como un pájaro...
El ave se disparó,
Mi sueño ha terminado...


(Traducción Miguel-Ángel Cárdenas)


Imágenes tomadas de la circulación libre en la red

No hay comentarios: