domingo, 8 de noviembre de 2015

Poemas de Pedro Reino Garcés


Hace un par de meses conocí al escritor ecuatoriano Pedro Reino, con quien compartimos un evento literario. Debido al interés que me han despertado sus investigaciones y a la lectura que he empezado a realizar de sus obras, he seleccionado algunos de sus poemas para compartir en esta entrada.

Pedro Reino nació en Cevallos (Provincia de Tungurahua). Ha realizado estudios de filosofía, lingüística y música. Ha escrito poesía, narrativa, ensayo y crónica. Es cronista oficial y vitalicio de la ciudad de Ambato (donde reside). Ha sido profesor, periodista y gestor cultural. Su interés por las culturas ancestrales, lo han llevado a dedicar gran parte de su tiempo a buscar en los archivos históricos, documentos antiguos que le permitan contar la historia de una manera muy distinta a la oficial. Su espíritu rebelde y su aguda irreverencia, le han dado la posibilidad de desentrañar las relaciones ocultas que guardan los archivos, de las que no salen nada bien librados quienes hemos ensalzado como grandes próceres.

Aquí una muestra de sus poemas, aunque vale la pena advertir que su producción actual, está más concentrada en la narrativa histórica.

EN POS DE LA MEMORIA

Todo fue cuando la niebla
abría los caminos, 
cuando cansada de dormir
el agua nos dejó de pie.

Ahí estuvimos, 
lavando nuestras manos
en el viento
y recogiendo mazorcas
en guayungas
para secarlas al olvido.
Juntamos la risa amarilla
de la tierra
mientras revoloteaba
el crepúsculo
buscando el canto, 
de aquellas tortolillas
que en nuestro pecho
no han muerto todavía.

Cavábamos la tierra
y cosechábamos las fábulas:
tubérculos, palabras o raíces;
y nosotros ahí
sosteniendo los soles coagulándose
caídos en la arena.
Para entonces, 
Todos los caminos
Nacían de los sueños; 
Y apenas el viento hermano, 
Dormido en esa edad de niño
Aprendía inocente los colores
De las mantas.

Los quipus colgaban de los días
 y el oro maduraba
 entre las huallcas
alarido de plata
exhalan la luna y los luceros. 
Los faroles recogen los ecos
en la noche.
Se apaga la memoria
hasta que vuelvan los espíritus 
del cielo.

Nos queda el canto
como huella del agua,
como ala que regresa
desde el tiempo,
como campana de luna
que a golpe del dolor
siempre nos suena.
-------------------

Guayungas: Sartas
Quipus: nudos de la memoria indígena
Huallcas: collares de los indígenas


ANCESTROS

                      En Cevallos

La mazorca descuelga su risa
y rueda la paz
sobre una violeta.

Hay una mariposa
acostumbrada
a destilar la luz
junto a las tapias.

Crecen las amapolas
reventando su angustia
en los coágulos
cansados de silencio.

Te miro repartiendo torbellinos
en secreto.
Polvo de las constelaciones
como amuleto
para fecundar las únicas ansias
de volar
sobre el reverso del olvido.

La manzana
recoge mi sangre de hace siglos
y vuelvo a morir
 sobre otros labios.


COTOPAXI

La chuquiragua
abre sus labios en la nieve.

Una bocina gime su aleluya
con el aire secreto
del volcán dormido.
De pronto erupciona el poncho
su rojo milenario
mientras los ligles entierran
cenizas del pasado.

Tus cántaros me miran
desorbitados
desde el barro.
Pasa un conquistador anónimo,
buscando en las vasijas
el fresco vientre de las indias
para saciar su sed
y al fin, quebrarlas.

Tan dulce el pajonal
inclina su mejilla
para el beso del viento.
Hijo del relámpago
y del tambor del cielo
tráenos tus rebaños perpetuos
para llenarnos la vida
de paisaje.
--------------------

Chuquiragua: flor roja del páramo
Ligles: pájaros del páramo 


Quienes quieran contactar a Pedro Reino, pueden escribir al siguiente correo: 



  

3 comentarios:

Federico Sarmiento dijo...

¿Cómo puedo contactar a Pedro Reino Garces?

Omar A dijo...

Voy a hablar con Pedro Reino para saber si me autoriza a publicar su correo. Puede escribirme a mi correo para saber el resultado. Mi correo: oardimu@yahoo.com

Omar A dijo...

Ya recibí la autorización. Puede contactar a Pedro Reino en: pedroreinog@yahoo.es
Saludos.
Omar