domingo, 6 de diciembre de 2015

Poemas de Jorge Figueroa


Jorge Figueroa es un cantautor, trovador y poeta argentino, nacido en Santiago del Estero. Ha publicado los libros "Ruido pasajero", "Silencio abierto", "Hay un lugar" y En mi menor". Ha desarrollado su labor literaria en diversos frentes (grupos literarios, revistas y ciclos de trova y poesía) especialmente en la zona oeste del Gran Buenos Aires.
En días pasados recibí su más reciente libro, "En mi menor", publicado en 2013 por Macedonia Ediciones.
Encuentro en este trabajo una voz aferrada a las imágenes sugeridas, casi que inacabadas pero proponiendo siempre un diálogo (necesario) con el lector. Su expresión es breve, muy íntima y despojada de grandes pretensiones. Sin embargo, no está exenta de reflexiones que buscan ser más universales, con un tono de descreimiento y crítica. En cierta forma, en el libro hay un homenaje al lugar donde Jorge Figueroa ha vivido la mayor parte de su vida: la localidad de Hurlingham, de la cual se muestra la estación del metro, en una foto tomada por el mismo autor.
Luego de la lectura de "En mi menor", seleccioné unos poemas para compartir.





*
Ante tanta sed declino.

Voy a ver las flores,
a besar a mi madre,
a traducir sus miedos.

Pero ella
está consigo misma
cansada y sola,
tiene en sus labios
todas las palabras
que me faltan.

*

Aquí
la sombra de mis hermanas
y la tonta travesura
de no vernos más.

Aquí
junto a las penas,
puentes de infancia
y canciones olvidadas
con el verbo que todavía
no sabemos conjugar.

*

Parece haber llegado de beber
media eternidad de olvido.

Con sus flancos descubiertos
hace de mí un suicidio.

*

Este vaivén que nos detiene
hace de nosotros simulacros.

*

Lagos de mil ausencias
curvan en mí
tus secretos de agua.

Sentado, al alba,
seré tu aguacero.

*

Un país de lluvia
que despierta por las noches
me viste con sogas
sobre el vientre
de los desaparecidos.

*

Me causan miedo
la memoria
y los trenes vacíos.

Me encuentro
perdido
en las miradas huérfanas
de los que vivimos esperando.

*

Somos mapas desplegados
de viajes que nunca fueron,
ciudades que pintamos a mano.

Somos el olvido
medallitas sin bendecir
en una silla esperando a Dios.

Nos quedó
la mitad del vaso vacío
pero estamos juntos
esperando morir de nuevo.

*

Sonrío de costado
como si fuera
a morir sin mí.

************************


Y para cerrar esta entrada, les dejo una composición de Jorge Figueroa: "A buscar caminos", la cual le da título a su CD.


Imágenes tomadas de la circulación libre en la red.

No hay comentarios: