domingo, 18 de enero de 2015

Intensidad Deleuze 2015




Intensidad Deleuze 2015

"Tenemos necesidad de una ética y de una fe, lo cual hace reír a los idiotas. No es una necesidad de creer en otra cosa, sino una necesidad de creer en este mundo, del que los idiotas forman parte".
(Gilles Deleuze- La imagen tiempo)

No siempre las efemérides describen la mejor ruta para adentrarnos en un saber, una creación, una intensidad, pero algunas veces sí posibilitan el establecer conexiones moleculares que potencializan la memoria y nos hacen trasegar aquellas superficies donde la vida ha devenido más cercana, más nuestra; como un sistema abierto que siempre nos invita a no pensar lo mismo.
Curiosamente, en el 2015, la “rigidez” cronológica nos permite recordar el nonagésimo aniversario del nacimiento de Gilles Deleuze y el vigésimo de su fallecimiento. Recordar puede ser un buen pretexto. Sin embargo, cuando se trata de una obra mayor que ha revolucionado el pensamiento, es preciso ir más allá para revisitarla y reafirmarla, para devenir-otro sin temores y perfilar singularidades, acontecimientos. Y puesto que Deleuze sigue acompañándonos, no resistimos al goce que nos produce el contagio con su creación para seguir avanzando en los márgenes, en las paradojas, en lo imperceptible. Es por eso que les presentamos la siguiente propuesta a la que hemos denominado “Intensidad Deleuze 2015”.  

Llamado-Territorialidad: enero de 2015
La idea es hacer el llamado a quienes quieran sumarse en la construcción de esta propuesta. Inicialmente, la invitación se hace a través de correo electrónico y se espera recibir las respuestas por la misma vía. Una vez haya un número importante de interesados, se convocará a una reunión para acordar la cartografía.

Encuentros-Devenires: mayo, junio, agosto, septiembre, octubre de 2015
Se pretende realizar 5 encuentros itinerantes donde se interactúe a partir de algún aspecto de la obra de Deleuze. Como sitios posibles se ha pensado en centros culturales, tertulias, librerías, cafés y por qué no, hasta en un espacio académico.

Evento-Acontecimiento: Noviembre de 2015
En una fecha cercana al 4 de noviembre (cuando se cumplen 20 años de la muerte de Deleuze) nos gustaría hacer una intervención con mayor convocatoria para reafirmar la vida, recordando la muerte.

Líneas de fuga: a lo largo del año
Imaginamos diversas acciones (intervenciones plásticas, ciclos de cine, conciertos, publicaciones, conferencia magistral) a lo largo del año y en múltiples espacios, por medio de las cuales pongamos en circulación el devenir-deleuze.

Contacto: Omar Ardila



Alimentamos este proyecto con la transcripción de un texto de René Schérer y con las fotos de un bosque en el Macizo Colombiano


"Gilles Deleuze murió: de una muerte bella y cruel, como la muerte estoica, aceptada y anticipada. Esa muerte nos conduce, más que a cualquier otra cosa, a reflexionar sobre el sentido de su obra consagrada a la exaltación de la vida. De la vida bajo todas sus formas: humana, animal, vegetal, cósmica; humana y no-humana, sobrehumana, en el sentido nietzscheano. Es la gran especificidad, la “singularidad” – palabra a la que era afecto – de ese pensamiento. No depende de ninguna instancia superior, de ninguna trascendencia, no remite a ningún principio creador o fundador, sino solamente a la vida, la vida terrenal en su plenitud, su inmanencia: “La inmanencia, una vida” es el título de su último artículo.
La tarea de cada uno – pues esta filosofía es una Ética – consiste en llevar esa vida, con y por el prójimo, a la mayor intensidad, a la potencia más elevada.  Lo cual no quiere decir poder sobre los otros, todo lo contrario. Fuerza a resistir a todos los poderes instalados, a reírse de la opinión, a construir nuevas e insólitas alianzas entre sexos y reinos. Así es que esta filosofía es fundamentalmente revolucionaria; para ella, filosofía y revolución son una misma cosa.
Revolución verdaderamente “permanente”, pero no solo en la política: sobre todo en las ideas, en las costumbres. Raro filósofo contemporáneo – con Sartre y Foucault – que ha osado meterse con los tabúes de las costumbres, con tabúes sexuales actuales. Al margen del conformismo circundante, de los temores pudibundos y puritanos, de las nocas cerradas, una filosofía incansablemente e inventivamente revolucionaria. Acoplada a todas las emergencias liberadoras, y sobre todo minoritarias, de su tiempo. Minoritarias porque la mayoría, la masa, está siempre del lado del poder, del conformismo o del adormecimiento de la verdadera potencia de vida.
Deleuze deja su marca sobre nuestra época, como lo hicieron  en su tiempo, del lado de la libertad del espíritu, Spinoza y Bergson. Aún más que ellos, puesto que ha expresado explícitamente su apoyo a esos movimientos minoritarios y revolucionarios gracias a los cuales la historia viva escapa a la repetición, entra en el devenir. Todo lo que es movimiento y devenir en el cuerpo social siempre ha encontrado en Deleuze su eco y su voz. “El siglo será deleuziano”, decía Foucault. Todavía no hemos acabado de explorar el alcance de estas palabras."

Texto de René Scherer 
(Publicado en "Miradas sobre Deleuze" (Cactus Editorial, 2012) Págs. 73 y 74.)

Devenir-Vegetal

Devenir-Otro

Devenir-Imperceptible


No hay comentarios: