domingo, 19 de febrero de 2017

Hálito y Rumbo de Santiago López Triana


Hálito y Rumbo
Autor: Santiago López Triana
Senderos editores, 2013

Hálito y rumbo es uno de esos curiosos libros escrito por un poeta joven, pues al momento de ser publicado, el autor apenas se aproximaba a los veinte años. Y cuando digo curioso no me refiero a que tenga ciertas excentricidades tan notorias que terminen robándole la fuerza a la voz poética; lo que lo hace particular es la continua evocación del pasado, como si ya la vida estuviera en retirada. Esa observación que un lector corriente puede percibir de entrada, luego empieza a desvanecerse cuando se tiene la suerte de conocer al autor (Santiago López Triana) y enterarse de su vocación nómada desde muy temprana edad. Luego de publicar el libro, emprende un recorrido por el Sur del continente americano, donde pudo corroborar lo que ya había vislumbrado: “el exilio y el llamado del desierto”, y donde también aprendió a “mantenerse mudo para recordar” y así mirar sin ambages a la infancia “como esa cicatriz sinuosa”.

Y en medio de esa constante evocación van surgiendo las preguntas (esas que quizás nunca dejen de acompañar al poeta) que no buscan eco en la profundidad, sino que optan por el esbozo, por el tránsito en los bordes, por el pensamiento de sí, pero desde el afuera. Antes que las certezas, a Santiago López le preocupa aprender a escuchar para no olvidar de qué estamos hechos. Tampoco le teme al desprendimiento de sí, más bien mira las sucesivas muertes como una realidad que en cierta forma nos iguala. Y en este punto, recurre a la potente figura del espejo, que le sirve para confirmar el despojo, pues sabe que la imagen del espejo no devuelve lo idéntico, sino que transfigura el espacio y el sujeto.

Los invito, entonces, a dejarse acompañar por la voz de este poeta que, seguramente, le traerá gratas sorpresas a las letras colombianas.
   

Carta
A Alejandro Barguil

Ahora que vengan
Que se nos vengan pues las canas encima
Poeta
Que se nos queden los días congelados en los ojos
Y que se nos vayan pudriendo las venas con sus peces neurálgicos
Que se nos llene el rostro de arrugas
Para cargar en esos pliegues infinitos
La polvareda fosforescente del pasado
Que vengan los viajes a quitarte tu lengua materna
Y que encuentres todo eso que buscas
Si es que lo buscas
Una vez abajo del trasatlántico

El receptáculo de carne curvilínea para todas tus esperanzas
Para tus miedos infantiles
Y las cicatrices que nos va dejando una vida sin heroísmos
Tu búsqueda
Y es que vas palpando por ahí el infinito
Con los ojos cerrados y las venas abiertas
Ya sé que no sangras esta sangre roja y espesa
Pero vas sangrando la calle y tus palabras y tus cuadernos
Con esa sangre cósmica que corre por el espacio entre las estrellas
Y será siempre infinitamente más vieja

Levántate entonces adalid de tus tristezas
Y que se te quiebren los arreboles en el rostro
Y que atravieses el cielo en esos pájaros de hierro
Para continuar siguiendo esa brújula sin Norte
                                   Si acaso hubiera uno
Me refiero a un Norte
Sería sólo una parte disociada de ti mismo
Un sueño que eres tú mismo y tu ser por realizarse
La idealización de ese propio futuro
Que se va oxidando en pasado con cada paso y con cada palabra
De la metafísica de esa lágrima que no cae vas formando una imagen
Ese algo aún sin nombre
Esa figura protofísica
Esa imagen de ciego que antes que imagen
Es puro color y agua
Y no ese rostro que buscas proyectado fuera de ti mismo
Que te despoje de una vez por todas
De esa caverna de gramática maternal
Matenidad gramatical
De esa conciencia comunal triste y sucia
Y te lleve a otras
Y otras y otras

***
Te hablo a veces de cómo van las cosas
Entiéndase Las Cosas como el infinito que se nos quiebra ahí en pleno pecho
Como las reverberaciones a través de la vida de esa infancia temprana
Te hablo a veces de cómo van las cosas
Entiéndanse Las Cosas como ese motor primigenio
Como eso que estoy intentando poner en palabras
Y es en realidad puro instante reventando al recuerdo
Podría llamarlas mujer
Podría llamarla por ese nombre que hoy le pertenece
Pero ha tenido tantos
Y ha tenido tantos rostros y tantos cuerpos
Porque es la luz misma
El relámpago que amalgama cristales en la arena
Y nos va dibujando una ruta difusa
Asidos a la estela de sus pasos

¿Pero qué buscas poeta?
¿Qué es lo que buscas escrutando en las tinieblas?
Lo que yo encontré es algo así como eso mismo que supongo que buscas
Pero tan otra cosa
Tan otra mujer con otro nombre y otros sueños vivos en la raíz de sus cabellos
Ausencia hermosa y continua de futuro
Porque el presente se va lloviendo para siempre sobre este maremoto
Y nos ponemos entonces a hacer literatura de lo que no necesitó jamás


Sit tibi terra levis

Morirás un día y vendrán los gusanos
Morirás un día y tu cuerpo y tu juventud
Serán pura ceniza blanca o carne hinchada
Morirás un día y lloverá la noche toda
Repetirán los árboles tu nombre táctil en el viento
Se levantarán los pájaros como para arrastrar tus palabras por el mundo
El mar callará sus olas en las costas
De una vez por todas
Y la luna repartirá los anillos de médano
Palpitarán ciegas las luciérnagas como los ojos de la selva infinita
Para incendiar las altas hojas de la ceiba y que amanezca nuevamente
Morirás un día y esa noche durará muchas noches
Morirás un día y el rosicler surgirá de las luciérnagas que penden de las nubes
De esas formas que han dejado de resignarse a las tinieblas
Y atraviesan el aire queriendo darle un nombre

Se repetirá la cadencia la cadencia de tus manos
En los juegos de la luz o del azar
En las inmediaciones de las aguas obscuras
Alguien más caminará tus pasos
Alguien más invocará tu cuerpo
Alguien más verá el abismo como sólo tú lo viste
Alguien más prometerá en el alba con esas mismas palabras
Y llorará esas mismas lágrimas que tú lloraste
Y se levantará del sueño queriendo encontrarte


Poética

Y si la realidad
Es tan sólo el sonido
De unos pasos presurosos que atraviesan el desierto helado
Y anticipan la ágil y esperada tormenta

Y si la realidad
Es tan sólo el cadáver
El recuerdo incompleto de un sueño intranquilo
O el desoído río que repta entre la selva buscando la catástrofe
Henchido de viejas lluvias y recientes cadáveres

Y si la realidad
Es tan sólo ese momento
En que el claro del bosque se ilumina con una luz desconocida
(Tan sólo un momento)
Y los ciegos musgos se irisan en sus piedras

Y si la realidad es un espejo de agua
Que nos sea entonces perceptible
La propia gravedad de la palabra


“¡Ay, destino! ¿A dónde te has marchado?”

A dónde se nos ha fugado la voz
Perseguimos estos mismos ecos desde siempre
Rasgando el aire
Creyendo que vencemos al tiempo

A qué tierra seremos arrastrados por estos pies descalzos
Dejando en la arena las marcas de la sangre
Dibujando el camino para otros viajeros perdidos

A dónde se nos ha fugado la voz
Ahora somos muchos los de los pies hinchados
Muchos recorriendo las sendas del exilio

A dónde se nos fue la sangre
Habremos heredado una humareda que nos cubra los ojos
Una profunda herida cenital en medio de la carne

A dónde se me irá la voz
Que ya mi grito no alcanza

A dónde se me irá la voz
Que tengo que inventar este ejército de fantasmas
Que me acompañen
También solos
En esta noche de mundo

A dónde se me irá la voz
Que se ha hecho necesario al fin

El plural para andar en el desierto


Santiago López Triana
(Bogotá, 1994)

Poeta y editor. Desde hace algunos años acompaña el proceso de siembra y permacultura en la finca Las Raíces (Sopó, Cundinamarca). Funda y edita entre 2011 y 2013, la revista Aneurisma. En el 2012 publica Cuántos bombillos nos durará el relámpago. En 2014 comienza un viaje por Suramérica, abandonando los estudios de Filología Clásica en la Universidad Nacional. Regresa a Colombia en 2015, donde funda la editorial Pie de monte.


Santiago López Triana


No hay comentarios: