lunes, 31 de mayo de 2021

Revoluciones Moleculares

 



REVOLUCIONES MOLECULARES

 

“No es un paro, es un estallido. Por eso encuentra resonancia en el país y en el mundo, por eso ilumina y suena confuso, porque es polifónico, todos tenemos algo qué gritar. Y duele, claro. Crecer duele”

Felipe (Primera Línea) – Loma de la dignidad, Cali

 

La revolución molecular es un importante aporte conceptual que realizó el filósofo francés Felix Guattari para analizar y entender los movimientos que dinamizan el campo social. Entre 1977 y 1980, esbozó y le dio vida a esta interpretación junto al filósofo Gilles Deleuze, con quien también escribió El Anti Edipo - Capitalismo y esquizofrenia y Mil Mesetas, dos textos cruciales para entender el devenir político, social, estético y cultural en los últimos 40 años.

El concepto de Revolución Molecular surge en el marco de Mayo del 68, especialmente, en la conformación de discursos que querían contrarrestar el capitalismo en todos sus órdenes, pero también, haciendo una revisión de la micro-organización de los grupos políticos que intentaban confrontar el mismo capitalismo (es decir, partidos de izquierda). Es importante recordar que Guattari provenía de la psicología, la psiquiatría, la lingüística y la filosofía; y Deleuze, de la filosofía y la academía, donde había establecido una línea heterogénea de pensamiento como producto de sus lecturas de Hume, Leibniz, Nietzsche, Spinoza, Bergson, entre otros.



    La producción de estos dos autores brota en medio de un entrecruzamiento de flujos de pensamiento: la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt; la relectura que realiza Althusser de Marx; la lingüística de Merlau-Ponty, Christian Metz y Pasolini; el existencialismo y marxismo de Sartre y Marcuse; el psicoanálisis y la antropología que reinterpretan el inconsciente de la mano de Lacan y Lévi-Strauss. La mención de estos autores y sus líneas de pensamiento, no pueden dejarse de lado porque muchas de sus propuestas son analizadas y reorientadas por el dúo Deleuze-Guattari.

Estos dos pensadores proponen un programa de “análisis militante” al que ellos denominan esquizoanálisis, en una suerte de apertura hacia lo real-social; una especie de psicoanálisis político y social en el que básicamente se busca deshacerse del inconsciente represivo y reprimido para llegar al inconsciente productivo inmediato.

El esquizoanálisis centra su búsqueda en las oscilaciones del inconsciente, luego de constatar la existencia de dos maneras de producción deseante en un mismo sujeto: el polo fascista y el polo revolucionario. En el polo paranoide, fascista y reaccionario, se presenta una identificación con los códigos imperantes; mientras que en el polo esquizoide revolucionario, se vive una descodificación, una desterritorialización de los códigos estatuidos. La importancia de esta interpretación radica en entender que los dos polos funcionan en un sujeto de forma binaria, pero no opuesta, sino, al lado, de tal manera que permiten entrecruzamientos.

Para llegar a este análisis físico del inconsciente, los autores plantean la existencia de dos tipos de máquinas: por un lado, máquinas molares, las cuales mantienen una unidad estructural, es decir, son definidas y pueden ser sociales, técnicas y orgánicas ; y por el otro, máquinas moleculares (que propiamente son las máquinas deseantes), las cuales son máquinas formativas y proceden por medio de flujos y cortes. A partir de esta lectura, surge una apuesta por integrar la economía libidinal y la economía política en una sola. Esto supone entender el deseo no como carencia, como algo que hace falta y que hay que adquirir, sino como la conexión entre un flujo y un objeto parcial (a la manera de una máquina) en un proceso que denominan agenciamiento. De esta manera, el deseo es concebido como algo productivo, al que no le falta nada, y que produce realidad.

De lo que se trata, entonces, es de atender los flujos de deseo y entender que la política está conectada con los deseos. Se busca que funcionen a la par e integradas, la micro-política y la macro-política del deseo, sin olvidar que la micro-política del deseo no pretende representar a las masas, sino interpretar sus luchas, y que hay que ocuparse con igual intensidad de los problemas individuales y sociales, pues lo que se busca en el fondo es intervenir activamente contra todas las máquinas de poder imperante. El campo del deseo y de los agenciamientos colectivos, supone la subversión de todos los poderes y en todos los ámbitos. La lucha es por no dejarse contaminar por la ideología y los modos de subjetividad del capital. El camino es la liberación del deseo.

Ante la constatación de que los vínculos entre lo molar y lo molecular son reales y actuantes, los autores se permiten poner en duda la afirmación de que una sociedad se define por sus contradicciones (lo cual corresponde a un análisis molar) y nos llevan a pensar que más bien se definen por sus líneas de fuga (lo que se enmarca en una analítica molecular).

    

    A partir de la perspectiva que nos va propiciando la interpretación de Guattari y Deleuze, y teniendo en cuenta la dificultad para definir de manera unívoca a las revoluciones moleculares, intentaré deslindar algunos de sus mecanismos, de sus flujos, de su operatividad.

Lo primero que quisiera decir es que una revolución molecular no busca articular solo las diversas subjetividades emergentes y sus luchas particulares, sino que le apuesta a que estos grupos minoritarios se integren a los grupos que operan al margen del sistema en busca del cambio social, sin perder de vista que todo esto sucede dentro de un entorno capitalista, el cual es cada vez más poderoso y asfixiante. Asimismo, lo molecular no olvida que en el norte siempre está la renovación de lo social como posibilidad, pero a eso se llega como producto de la acumulación de fuerzas concretas que, desde la base, den lugar a una nueva composición de cuerpos y a un conjunto de claves discursivas por medio de las cuales se pueda poner en cuestión la estabilidad del sistema. Lo molecular no se concentra solo en lo micropolítico, sino que le apuesta a algo más grande (molar) para la transformación del campo social. No se trata de huir de la realidad, sino de hacer huir la realidad.

Por otra parte, Guattari ubica el motor de las revoluciones moleculares en la heterogénesis. La articulación de subjetividades emergentes se entiende y funciona como una polifonía de grupos-sujeto que se juntan para proponer alternativas de cambio a nivel global. Es decir, la revolución molecular aparece como la vía de expresión de “un pueblo múltiple, un pueblo de mutantes, un pueblo de potencialidades que aparece y desaparece”, y que puede materializarse por medio de encuentros, afectos o reflexiones. En este proceso, se pueden distinguir dos momentos que funcionan de manera convergente. Una primera fase, destituyente, en la que se buscan las grietas que van surgiendo en las estructuras y en la semiótica del poder. Y una segunda, constituyente, una vez que se ha avanzado en la construcción de un nuevo plano de relaciones, manteniendo las singularidades y las pequeñas autonomías. Estos dos momentos funcionan de manera paralela, pero sin olvidar el estar haciendo un análisis crítico del nuevo espacio y de las nuevas lógicas de relaciones que están conformando las revoluciones moleculares, pues éstas van en contra de las costumbres represivas, de la burocratización y el maniqueísmo moralizador que afectan los movimientos revolucionarios.

Finalmente, quiero anotar que para Guattari las revoluciones moleculares no son revoluciones marxistas, ni comunistas, pues para él, las revoluciones marxistas históricas, son consideradas como molares. Para Guattari, el comunismo es otra cosa: la posibilidad del ejercicio de la individuación. No la preponderancia de lo colectivo sobre la individualidad, sino “el establecimiento de vida en común”, donde “la individualidad sea reconocida y verdaderamente liberada”. De esta manera, “la potencia colectiva es plenamente realizada solo cuando lo singular es libre”.

Para cerrar, les dejo una gráfica en la que se pueden perfilar algunos componentes de las máquinas molares y las máquinas moleculares:

 

Máquinas molares

Máquinas moleculares

Sujeción de la producción y de las máquinas deseantes a los conjuntos que constituyen formas de poder o de soberanías selectivas y centrales

 

Subordinación inversa e inversión del poder. Fuerzas sociales revolucionarias, nómadas, ubicadas en la periferia

 

Conjuntos molares, con estructuras que reducen las singularidades, creando códigos y axiomáticas

Se intensifican multiplicidades moleculares de singularidades

 

Líneas de integración y territorialización que detienen los flujos

 

Líneas de fuga que siguen flujos descodificados y desterritorializados, inventando sus propios cortes, los cuales producen nuevos flujos

Polo paranoico reaccionario fascista

Polo esquizoide revolucionario

Grupos sometidos

Grupos sujetos

 

Imágenes tomadas de la circulación libre en la red.

lunes, 11 de enero de 2021

La muerte: el hueco infame en la memoria


Gustavo Adolfo Quesada Vanegas


Para darle inicio a este homenaje póstumo, he cambiado la pregunta que se hacía el poeta Gustavo Adolfo Quesada Vanegas en su poema "Todos se mueren", el cual aparece en el libro Uno lleva su cuerpo, publicado por la editorial colombiana Común presencia editores en 2012. "¿Será la muerte / El hueco infame en la memoria?", era la pregunta con que cerraba este inolvidable poema, la cual, he decidido cambiar para darle un tono afirmativo, ahora que muy seguramente, el mismo Gustavo Adolfo, ha podido corroborarlo: La muerte es el hueco infame de la memoria. Aunque quizás, detrás de esta afirmación subyace una potencia que nos permitiría seguir haciendo volteretas a nuestro favor. Si la muerte halla un hueco en la memoria y se desliga de su infame acto que sería el olvido, entonces se nos abre una puerta para la resistencia ante la muerte que, como diría Sartre, es para los otros. Divagaciones, apenas...!!! pues lo que fundamentalmente me ocupa en este momento es el brindarle una despedida literaria a este creador, con el que no tuve una cercanía permanente (apenas sí hablamos en dos o tres ocasiones), sin embargo, su disponibilidad decidida para apoyar las causas en las que se reivindicaban las voces de los excluidos, no pasó desapercibida y me hice a la idea de que era uno de esos sujetos con los que se podía contar en los momentos en que era necesario levantar la voz. Lo recuerdo específicamente cuando, como firmante de la carta solidaria de los artistas para apoyar al pueblo palestino, que gestionamos desde Colombia, se hizo presente en el acto cultural que dio cierre a esta convocatoria y nos compartió varios de sus textos con el brillo en sus ojos y la contundencia de su palabra. Asimismo, lo recuerdo en las jornadas del gran paro del 2019, cuando alcanzamos a ilusionarnos con la potencia de esos cuerpos que se lanzaron a las calles con la certeza de que era necesario detenernos ante el automatismo para luego avanzar en las luchas.

Gustavo Adolfo Quesada fue también historiador, ensayista, narrador, docente, pero el eco (no infame) que aún resuena en mi memoria es el de la poesía, razón por la cual, los dejo con una selección de sus poemas. Sin duda, volver una y otra vez sobre ellos, es el mejor homenaje que podemos hacerle.


TODOS SE MUEREN

 

Tan sencillamente

Como pasar las hojas de los libros

 

Me aquieto en mi rincón

Me tomo el pulso

Me pregunto

¿Cuándo seré la hoja

Que termina el libro?

 

Pasan los días

Y sin embargo sigo respirando

 

¿Será la muerte

El hueco infame de la memoria?

 

 

ME ENCUENTRO MIDIENDO LA DISTANCIA

 

Acudo a tu mirada

Para saber cuánto me falta

 

Todos los días la peste asola una ciudad

 

Y mientras tanto

¿Tú cuentas las gotas de rocío

En la ventana?

¿No sabes que nos están cercando

Las montañas?

¿No has percibido

Que estos días son más cortos?

¿No observas

Las sospechas bailando en la ciudad?

 

Continúo midiendo la distancia

 

UNOS LLEVA SU CUERPO

 

Lo estruja

            Lo macera

Lo suaviza en aromas

Lo templa en el sol   En la lluvia

 

A veces quisiera

                        Dejarlo abandonado

Pues se gasta el infiel

Como se gastan las camisas

 

Otro día lo sublima

Para rozar muy suavemente

Lo que anhela un tenue roce

 

Pero entonces

¿Cómo hacer que permanezca?

 

Por ejemplo ayer

Estuvo muy cerca del delirio

 

Hoy el delirio se acomoda

En un sitio de añoranza

 

¿Dónde se llevan los recuerdos

En qué lugar se guardan?

 

El cuerpo los lleva

Los transporta

Y se inclina en la tarde la derrota

 

Uno lleva su cuerpo

Quisiera abandonarlo

Cuando lo ve tan corto

Tan gastado

 

Pero es tan dúctil

Tan buen acompañante

 

QUE NO SE APAGUE ESTA LUZ

 

Atrás siempre silencio

Hacia lo porvenir siempre silencio

 

¿Nada más?

¿Y ese fluir del aire?

¿Y la murmuración del pulso?

 

Que no se apague esta luz

Por lo demás que empiece

    

lunes, 31 de agosto de 2020

Revista de poesía Epigrama

 

Cubiertas de la revista de poesía Epigrama

Desde el fulgurante Caribe colombiano, más precisamente, desde la ciudad amurallada, nos ha llegado una muestra de la revista Epigrama, la cual es concebida, dirigida, diagramada, editada, financiada y distribuida por el poeta y gestor cultural Herbert Protzkar Andrade.

Epigrama se realiza en números dobles, tiene un formato de media carta y cuenta con ilustraciones originales de carátula (en los tres volúmenes que recibí, son de Edilberto Sierra Rodríguez) sobre fondos con diversas tonalidades. En la anteportada y al cierre, también aparecen ilustraciones del mismo autor. La solapa posterior trae, a manera de colofón, unos selectos versos de importantes autores, los cuales perfilan una poética que coincide con el espíritu de la publicación. Y en la contraportada aparece un poema completo de un autor de renombre (en estos volúmenes: Álvaro Mutis, Juan Manuel Roca y Giovanni Quessep).

El cuerpo de la revista abre con un Epigrama, curiosamente en estos números, son todos de Juan Manuel Roca. La selección de poetas es diversa, en un número aproximado de veinte por edición, con una notoria presencia de voces del Caribe colombiano, aunque también hay espacio para autores de todo el país. Una de las particularidades de la publicación es que no tiene biografías ni fotos de los autores, el espacio es destinado totalmente a los poemas.  

La sorpresa al conocer esta publicación es mayor si tenemos en cuenta que en Colombia son muy pocas las revistas de poesía que aún persisten, por eso exaltamos esta admirable labor del poeta Protzkar Andrade y hacemos votos por la continuidad y el crecimiento de este proyecto.

lunes, 20 de julio de 2020

Inútil no pensar - Aforismos e instantáneas


A continuación transcribo la presentación que escribí para el libro "Inútil no pensar - Aforismos e instantáneas" de Carlos Arturo Vargas Carreño, publicado en marzo de 2020 por Ediciones Exilio.



Elogio de la facultad de pensar

Pocas veces se encuentra en el camino ardoroso de la lectura un libro que no responde a lógicas estructurales: con raíces y ramajes vinculados estrictamente por una idea que ha entronizado la organicidad. Pocas veces sucede, pero de pronto, en una vuelta de tuerca, nos cruzamos con ciertos textos que siguen otras dinámicas, que han roto esquemas canónicos y han dedicado su oficio creativo a pensar desde la trinchera, al peligroso acto de volver a observar el mundo con herramientas propias y acompañado solo por la subversiva soledad.
Fue imposible no pensar en la idea de libro-rizoma (que exaltaran Deleuze y Guattari) cuando releí, ahora desde cualquier ángulo, el libro de Carlos Arturo Vargas Carreño. Ese inquietante y complejo concepto de aquellos filósofos franceses, elaborado tras analizar el particular funcionamiento biológico del rizoma, nos habla de un libro que se ha desprendido de la unidad superior que lo fija a una raíz, es decir, un libro acentrado, no jerárquico y no lineal, tal como se me ha revelado Inútil no pensar. Esta asociación se vio reforzada con la segunda y posteriores lecturas, pues empecé a bucear en la obra tomando al azar cualquiera de sus apartes y me encontré con una unidad pero de lo múltiple, conectada a partir del flujo de intensidades y preocupada, antes que por significar, por trazar mapas abiertos que nos llevan a crear nuevas geografías, donde el pensar de otro modo es la máxima aspiración.
Para el autor, en efecto, resulta inútil sustraerse al ejercicio del pensar, de crear subjetividades reflexivas que sin proponérselo, lo aproximan a terrenos de la filosofía, aunque su perspicacia le permite desconfiar de esas filosofías que se alinean con los proyectos del capital. En uno de sus aforismos dice: “Nada más peligroso que un filósofo con los ojos puestos en Wall Street. Y en su andar, el autor tampoco fija las certezas en la fría razón, pues ha logrado percibir que “cuando la lucidez se abre paso a través de un pantano ácido, la cordura extrema las alarmas para transitar por la línea más delgada.
Sin duda, este libro de fragmentos reflexivos nos vuelve a poner frente a la necesidad de preguntarnos, de ironizar las verdades que nos fijaron con sudor y sangre, de desnudar aquellos proyectos que siguen ofreciendo paraísos ilusorios; en fin, Carlos Arturo Vargas Carreño, vuelve sobre la facultad más inocente y por ello más peligrosa, la de pensar; y lo hace con agudeza, con jocosidad, con sencillez, con la fluidez de alguien que no se arredra ante la realidad, sino que se atreve a transformarla con la palabra.
Para cerrar este breve acercamiento a Inútil no pensar, transcribo una muestra de esta voz punzante, vital y plenamente contemporánea: ¿Se podrá fertilizar un óvulo en los úteros que Jack desprendió a sus víctimas? / ¿Qué somos, si no la repetición infinita de un ensayo que siempre termina con presunción inacabada? / Nos prometieron un delicioso infierno. No un mar de aceites, botellas y cianuro / A los ejes de mi carreta -que hoy asumimos con nostalgia- le hemos puesto internet y entonces ya no son nostalgias de ayer como sí serán del mañana / Los dioses también reencarnarán: de cartón, de plástico, de uranio, de microchip.

Omar Ardila, 2020

Ahora los dejó con un fragmento del libro, el cual nos revive el género epistolar enriquecido con destreza narrativa y pensamiento que transparenta el tiempo.


Veinticinco años atrás

En la portada de la revista Life apareció la fotografía de una mujer de singular belleza, y de inmediato sentí el acuciante deseo de abordarla como si la hubiese conocido ayer. Intimé con ella en su corta vida -20 o 25 años- y opté por, de alguna manera, rescatarla. Pero lo que yo no sabía fue que terminó rescatándome en el mejor sentido de la palabra y de las palabras.
Maserchup, la momia más hermosa y mejor conservada –sin haber pertenecido a la realeza egipcia- fue la musa que hizo posible que empezara a ordenar las frases, a ensamblar las expresiones y a agudizar los conceptos. Que una vida vivida 25 o 30 siglos atrás, tan solo con el poder de la imagen nos sacuda de tal manera y nos rescate de la modorra para llevarnos a la acción, dice mucho de la conexión que siempre hemos mantenido con algunos de nuestros antepasados. Ya no estoy solo, estoy contigo, Maserchup, y en esta fusión de treinta siglos mucho habrás de contarme y tanto más tendremos qué decir. Hablando en términos de mercadeo, ese ensamble que acabamos de sellar, aparte de concedernos libertad, nos proporciona convicción y entereza. Dame la mano, bella, camina junto a mí y concédeme una selfie.

Es todo.


Cartas cruzadas

Oasis de Kharga, ¿septiembre o enero del 5 o 500 A.C.?

Hola, ahora que ustedes han removido el escombro de mi cuerpo, que han vulnerado mi sueño y me han colocado ante Ra sin dejarme maquillar mi tiesa y podrida piel, mis labios desarticulados y carcomidos en su parte superior, mis ojos, o las partes que quedan de ellos, sin la línea de profundidad hacia los lados, como nos era usual, que han osado ver sin mi consentimiento mis partes pudendas derruidas, sin elasticidad, sin aroma, sin frescura, sin gracia erótica, sin siquiera barro del río en mis pies. Ahora que me toman en sus manos como a un cuero tieso, porque carece de agua en absoluto, de carne, de trigo, de órganos, ahora que ustedes tan distantes y tan ajenos a mi dolor en las rodillas, a mi picazón en los pies y en el estómago, a mi lengua y a mi voz sin saliva, tan indiferentes a mis hijos muertos, a mi padre y a mi madre que los recuerdo solo desde niña, al hambre que había que cargarla como una prenda más…
Ahora que ya le devolví al río toda el agua que tomé, a mi dios Ra el calor que mantuvo vital este cuerpo, a la luna y a las estrellas mi asombro y mi precariedad. Ahora que ustedes han expuesto las miserias descarnadas de este cuerpo que poseyó y se hizo poseer en la única fuente de vida, principio,-fin, norte-sur, madre-padre, pasado-presente, quizá futuro de todos los seres y los dioses que ayudaban a que no fuera tan insignificante la vida ni tan pesado el fardo de las noches, manteniéndonos la ilusión de la prolongación de la existencia después del ocaso definitivo. Ahora les digo, que rota la ilusión, desengañada mi alma, secas y enjutas mis provisiones, removida la tierra que me poseyó como su amante de eternas pasiones, que se encargó de lamer mi piel día y noche, siglo a siglo, que absorbió primero el ungüento y las cremas de raíces y jugos de plantas con que maceraron el cuerpo inerte el día que partí al encuentro con Osiris, donde pesaron mi alma en presencia de Anubis, de Thot y de Maat. ¿Dónde están ellos que no me protegieron de sus picas y sus palas, dónde está Api para que los arrastre en una de sus crecidas, dónde Amón, Atón, Monthu? ¿Dónde han ido? ¿O es que, acabada la carne, la humedad de los cuerpos, la fragancia de nuestros ungüentos, desflorada y pétrea la piel, ya perdimos su interés y nos dejan expuestos a la decrepitud, a la insolencia escrutadora, al morbo insidioso de unos seres tan enfermos en sus almas como otrora los cuerpos en nosotros?
Les escribo estas líneas desde la orilla de mi oasis, lejos de los centros de poder, y por tanto lejos también de las grandes esculturas y símbolos que caracterizaron la epopeya del imperio egipcio –eso me lo cuentan ustedes, yo ni cuenta me di. No hago parte entonces de la historia conocida que circundaban los palacios, y para los cuales mi vida era menos que insignificante. Partícula de arena errante y desértica, como lo fueron sin duda todos los hombres y mujeres, ricos y harapientos que me antecedieron casi durante treinta siglos, que vivieron como yo a la orilla del agua, que amaron, guerrearon, pasaron hambre y elevaron los ojos al cielo en busca de la respuesta que todavía ustedes se deben estar haciendo a pesar de que hayan pasado dos mil años.
Qué bien me siento con este ente igualitario que es el tiempo, y observo el ayer primario de mis antepasados tanto como a las cuarenta generaciones que me han sucedido y de las cuales solo una y media puede decir: existo. Si no fuese por las evidencias de sus huellas y objetos, podríamos afirmar que nunca existieron; fantasmas e historias con las cuales los hombres y las hembras buscaron entretenerse para gastar de alguna manera su ración de tiempo a la espera de que las circunstancias y los elementos degraden las evidencias. Conozco la noche tanto como decir que el desierto conoció mis pies descalzos; centenares de miles de noches heladas acentuaron mi rigidez y la luz de los días han mantenido el brillo y el color de mi pelo y de mis pómulos.
Cuando tuve uso de razón me encontré consigo misma detrás de los dátiles. Cuando ya la razón para nada me servía, estaba entre los dátiles, arenas y palmeras. De niña corría sin apremio alrededor de ese inmenso estanque y gritaba y reía. En ocasiones también lloraba: entraba arena en mis ojos. Sosteniéndome con una mano danzaba de palma en palma, y había ocasiones -en noches claras- en que más rápido danzaba y corría y gritaba, y los gritos y medias voces se hacían distantes contra las dunas y las colinas, y otra vez de vuelta… Y la tormenta de arena de nuevo presente, y yo de espaldas contra las palmas más gruesas jugando a volar, la cabellera al viento -lisa para entonces- mis brazos extendidos hacia adelante sin dejar de cantar y reír, mis piernas y mis brazos mordidos por los dientes finos de la arena. Era feliz. La calma me abrazaba y el aire era nuevo y limpio, frotado con arena y lavado con aguas de olores de otras plantas y otros árboles extraños a mi gran mundo de arena y a mis noches jamás exentas de estrellas. Y en una de esas noches en que el cuerpo se siente más liviano y el deseo de volar nos lleva hasta las puntas más altas de las palmas, observando con envidia el refugio de la espora y de las flores, apareció Ella, la Tormenta, que ha tiempo atrás llevó mis voces engarzadas en la arena y en los vientos indomables, de otros niños, de otras niñas, que al igual que yo cantaban y corrían entre las palmas en cuan distantes lugares y a la orilla de un estanque. Cruzamos nuestras penas. Atenuamos la orfandad.
Antes de regresar al refugio de la arena, quisiera mirarte, pero no estoy segura. Temo que detrás de mis párpados cerrados haya una cavidad desolada. Entonces no sería humana la mirada. Sería mirada de muerte; y aunque como ven, tengo una gran experiencia sobre ella, para qué envolverla en el misterio y la profundidad abriendo los ojos.
Ahora que han fotografiado mi rostro, llévenle una foto a mi amante, que debe estar por ahí cerca; querrá verme, lo sé. Lo identificarán por un rizo mío que lleva en su oreja izquierda; y si ya han saciado la impudicia de observarme, déjenme regresar a mi noche de tierra y de luz, déjenme ocultarme nuevamente para que las lagartijas y los alacranes sigan haciendo sus nidos entre mis oquedades -por ellos he sabido que la vida ahí arriba continúa- por sus patas y sus cuerpos fríos ha seguido erizándoseme la piel, Eros recordándome la vida. Por las tempestades de arena incesante puedo afirmar que conozco mi desierto, y que cuando ya no los escuche ni les sienta sus pelos y sus patas, ni se vislumbre el resplandor, ha de asaltarme la intriga preguntándome: ¿A qué extraña noche hemos pasado?
Desde una noche de cien mil estrellas con el agua mojando mis pies, y las arañas, lagartos y salamandras tejiendo y haciendo sus nidos en mi sexo.
Atentamente,
Masershup



Querida Maserchup
Hija del agua y de la arena

No pretendo que me reconozcas; con todo, debo presentarme. Para no confundirte con el espacio-tiempo te diré que nací cuarenta generaciones después de ti, promediándole a cada una de ellas cincuenta años de vida y teniendo en cuenta que cada año corresponde a las trescientas sesenta y cinco veces en que la luz del sol se posó en tu río, en tu limo, en tu arena. Se preguntarán el porqué me dirijo justamente a ti y no a antepasados tuyos hasta con cuarenta generaciones. La razón: de ellas no tengo mayores evidencias, generalidades a lo sumo. De ti tengo la imagen de tu rostro, ausculto el calor de tus facciones, deletreo tus palabras, juegan mis manos entre tu cabellera y completo en esos labios carnosos la redondez de un beso sin complejos: me gustas, eso es. Para ser más exactos, tropezó la luz en mi cara en la última mitad del último siglo del milenio. No hay río allí, ni limo, tampoco trigo. No vi embarcaciones ni pirámides, no salió a saludarme ningún dios de los tantos que eran tuyos. Vino otro moderno, dicen, vecino tuyo en espacio-tiempo. Qué extraño que no lo conocieras -si estaba en todas partes- y ha seguido estándolo, me aseguran, en los últimos dos mil años. Reitero, no cerca de un río grande como el tuyo, o mejor, de ningún río; sobre una meseta mediana con una montaña desnuda y gigantesca al frente. Yo no construí pirámides. Desde el cementerio viejo la observaba majestuosa. Sin vegetación. Cien de las tuyas. Expuesta al igual que allende al sol sin sombras. Una diferencia: envuelta en un aire frío. Ya sé por qué las construyeron. A falta de montañas había que hacerlas. Sin ellas y con el mar lejos, se hace difícil pensar.
Observándote nada me hace pensar que no te he conocido y que apenas he dejado de verte hace algún tiempo; puedo dilucidar entre las comisuras de tus labios el blanco de tu dentadura y el relieve interlabial, frescas aún tus últimas palabras. Desde los músculos zigomáticos hasta las mandíbulas, entre la mejilla y el mentón, están inmunes sus terminaciones nerviosas, las fibras elásticas, las pecas que revolotean su piel, la melanina que da color a tu rostro. Y aun faltándole su septo nasal, es definida tu nariz mediana y la ausencia de amargura en tu rostro. Estás serena, impertérrita, con los cabellos revueltos -no por ti- sé que dormiste peinada, por los torpes que te tomaron la foto y no tuvieron la gentileza de presentarte tal cual eres. ¿Envidia de verte tan bella y frugal? ¿Envidia de saber que poco antes de morir con los pies en el agua, la espalda desnuda en la arena, eras excitada en tus nervios lumbares y sacros? Es justo el relax que transmites en tus ojos cerrados y en tus párpados esbeltos. Es la certidumbre tranquila que da la conjunción desierto-oasis-estrellas. Es el saber que seguirá siendo propiedad de tus pasos, refugio cambiante -según las tormentas de arena- para tus huesos, tus noches eróticas, tu acendrada cosmogonía. Es la libertad total de abandonarlo todo sin perderlo en absoluto.
Amada Maserchup, hija de la vasta noche de milenios, abre tu boca y dime: ¿qué emociones, asombros y desconciertos has experimentado en ese camino que emprendiste desde el Valle de los Faraones hasta esta esquina continental y amazónica? ¿Contaste las guerras a que ibas asistiendo, las reconciliaciones e inmediatas traiciones, llevaste la cuenta de los reinos tontos, mediocres e insulsos que aparecían hoy solo para ser aplastados mañana? ¿Observaste el rostro de terror, los múltiples gritos en distintas voces, las expresiones en disímiles lenguas que iban emitiendo los fantasmas corpóreos que cual espejismo se sucedían en esa suerte de decorado universal? ¿A cuántas verdades, testiga de excepción, asististe? Sabes más que nadie de las verdades absolutas de las emitidas por decreto, de las dogmáticas e irrelevantes, de las ruines por abyectas. Sabes qué poco duraban y cuán más absurdas le sucedían. Promontorios inútiles. Obsesiones terrícolas.
Andes y desierto, buen contraste. Esquina norte de cada continente. Coincidencia. Yo aquí, tú allá, yo hoy, tú ayer, yo ayer tú hoy. Entonces te hubieras animado a escribirme, ¿verdad? Comienzo de cañón, pozo de agua asediada por la vida, cercada por la arena.
Te gustará saber, y seguro que te gustaría observar juntos, cómo la naturaleza ensayó el cañón de la Higuerona a través de esa larga cuenca, pero que a diferencia del cañón mismo, y por la mayor altura de los picos que se formaron, la calidad de las cenizas que la constituyeron y la menor intensidad de los rugidos cataclísmicos que la acompañaron en su gestación, al menos en la vertiente opuesta, fue más benigna con la vegetación, con el agua y la fauna. Anduve y andaría contigo nuevamente en la formación misma del arroyo que va mojando los pies de la montaña que se explaya, ya cerca de la desembocadura por entre las piedras color ladrillo -todas las formas- y que son las mismas que existen quebrada arriba, desapercibidas allí, irrelevantes, en reserva de siglos esperando una creciente para dejar el color sombra y pintarse de luz y sol en las costillas. Son las piedras que por sus formas hubiese querido una catapulta para aplastar una frente o desmembrar a un futuro guerrero, todavía en la cuna, restándole la posibilidad de aspirar el pavor y lucir su temeridad. Esbeltas, con redondeces de mujer, perfumadas con aromas de raíces coloradas, medio cuerpo dentro, medio fuera del agua, tibias con la luz de la media mañana, solo les resta otras redondeces desnudas como ellas y sobre ellas, para hurgar en lo más íntimo, y entre ellos, desnudos como ellas, desnudo el sol y el firmamento, desnuda el agua de sus sombras, regresar a la concha del cedro y del laurel, al vaho eterno de las nubes que besan la piel de la laguna. Inicio de su andar. Profundidad de sus orígenes.
Para los registros de la muerte da igual que hayas nacido en el 5 o en el 500 A.C. o en al 1000 o 1500 D.C. Te habrías encontrado con Horacio, con Omar Khayam, te habrías enredado con Cervantes y con Shakespeare. Te habrías enterado que Colón zarparía buscando un destino equivocado, que Gino Bruno fue pasado por la hoguera solo por observar los astros. Te habrías encontrado de frente con las pestes que mantenían a raya a los habitantes europeos y a los otros también. Te habrías resistido a creer que estando de primera en la lista de muertos, podrías observar desde la punta opuesta de los años -como una secuencia fotográfica, la caída, cual baraja de naipes- de cientos, miles y millones de seres que se erguían cual sombras en perspectivas para ser remplazadas por otras casi idénticas, que a su vez eran remplazadas por otras, hasta encontrarse con una sombra muy parecida a la suya, que empezaba ya a dejar de ser eso, sombra.
Debo decirte: muchas cosas han cambiado y abismales son las diferencias en los elementos personales que te rodearon y nos rodean, en las cosas que los hombres y las hembras han construido para ayudar o aliviar los quehaceres, para entretener, para ir ocupando el tiempo y los espacios que le sobran. También para eliminarse. No es necesario tan siquiera que los hombres fecunden las mujeres. Las cimas más altas y las profundidades más inaccesibles, lugares considerados ayer sagrados, presentan el estigma de la violación. A escasos lugares habitados les acompaña la oscuridad. Las sombras de las personas son de uso corriente en la oferta y la demanda, y por primera vez en cinco mil años los muertos de muerte natural, diagnosticados precozmente muertos sexuales, han muerto felices previa a su muerte definitiva, porque han resucitado tragando la cicuta azulita del deseo.
Querida, amada y deseada Maserchup, llégate a mí, deja por un día tu entorno y ven conmigo a la quebrada, por el camino recogeremos y comeremos moras negras, diminutas, guayabitas ácidas y arrayanas. Verás que esta también ha podido ser tu casa; recogeremos piedras con jeroglíficos, cantaremos las canciones que tú cantabas y las que me han gustado, rodando abrazados por entre los peñascos. Hablaremos de la piedra, del agua fría, del pezón sin leche, de la hierba parda. Sentirás la diferencia de correr entre las piedras apartando los arbustos. Te enseñaré la rosa y el clavel y jugaremos a la guerra con proyectiles de jazmín adornados con pétalos de dalias, y te bañaré con agua de poleo y malvarrosa desenredando tus vendas y regresándote atravesando un mar de umbrales para enredarte en mi geografía, yo en la tuya, y ser Andes y desierto, río de tus entrañas, quebrada de mis amoríos. Y te amaré, lo juro, en un pozo que haré tuyo y llevará tu nombre, y sentirás el contraste del agua fría y los cuerpos cálidos, y haremos un caldo de cangrejos para atizar las pasiones y poner en  entredicho cuál tiempo fue el que pasó, el de ayer o el de mañana, y enredar estos dos cuerpos que quisiera fueran crineja.
Como le dijo Bolívar a Manuelita:

Tuyo, inmensamente tuyo, mi entrañable Maserchup.


Carlos Arturo Vargas Carreño, frente al mercado de Budapest


viernes, 15 de mayo de 2020

La pandemia es una fake news


Javier Orlando Muñoz


Ha sido abundante la información que he recibido en estos largos días de pandemia, tanta, que la verdad, no ha sido posible revisarla en su totalidad, sin embargo, hay algunas páginas que alimentan la memoria y que impulsan las afecciones, como las que recibí de Javier Orlando Muñoz, antiguo condiscípulo en la Universidad del Cauca y quien ahora se dedica a la docencia y a la investigación en Popayán, tras haber finalizado su doctorado en Filosofía en la Pontificia Universidad Bolivariana. Les comparto el texto que me envió Javier, el cual significa, además, un agradable reencuentro después de 20 años.


La pandemia es una fake news

Por: Javier Orlando Muñoz Bastidas.
javiermarduk@gmail.com

Es innegable que el virus existe y que ha cobrado la vida de miles de personas; pero lo que también es cierto es que es un virus de miles que están activos en la actualidad. La reflexión, entonces, habría que centrarla en la forma en la que el virus ha sido utilizado como un instrumento de control social. Ésta forma de control tiene unas características muy concretas: fomento del pánico desde información parcial, sesgada y falsa en redes sociales; ejercicio de una nueva forma de violencia sobre el individuo; promoción del individualismo como un falso cuidado de sí; reafirmación del sistema económico regente, desde la crisis del mismo.

Muchos sociólogos afirman que estamos en la época de la posverdad, que quiere decir que a los individuos y la sociedad ya no les interesa la verdad, sino que lo que los mueve y les interesa es la búsqueda de información emocional, es decir: de información que les conmueva una sensibilidad simple e inmediata. Posverdad no quiere decir que se ha superado la verdad, quiere decir que la verdad ya no interesa. Pero no la verdad trascendental y metafísica, sino la verdad que es el resultado de un análisis riguroso, de una argumentación suficiente, comprobada o de una verdad interna. Lo que mueve las redes en el mundo actual son las fake news o noticias falsas.

El virus existe, pero ha estado sustentado desde la hiperdifusión de fake news, lo que ha generado pánico, como consecuencia esperada y evidente. Si durante el siglo XIX los individuos se controlaban mediante un disciplinamiento directo por las instituciones del Estado y durante el siglo XX se ejerció un control indirecto por parte de los medios masivos de comunicación, durante éste siglo XXI el control es inmanente y ejercido desde las redes sociales, esto quiere decir que el individuo se encuentra inmerso en un sistema de control que no percibe, pero que acepta voluntariamente. Es la inmanencia del sistema de control lo que hace que el individuo lo acepte. Las noticias falsas sobre el virus, es lo que ha hecho que el individuo asuma de forma voluntaria las medidas que se le imponen. El pánico no es generado por una violencia física o social, sino por falsa información. Lo importante es comprender la intención con la que se difunden las noticias falsas.

Pero en sentido estricto, el pánico es una forma de violencia, sólo que es una violencia que se la hace pasar como un cuidado del individuo. Se violenta al individuo, con el objetivo de “cuidarlo”. Lo anterior se puede ver no sólo en el control violento y de vigilancia continua por parte de las fuerzas policiales y militares, sino en la violencia que los mismos individuos ejercen sobre otros individuos. ¿Cómo es esto posible? El pánico hace que el individuo ejerza una violencia sobre aquellos que pueden ser una amenaza: los individuos que se exponen o que deben exponerse. Los otros se han convertido en los enemigos.

Lo anterior ha generado la reafirmación del individualismo, propia del sistema social y económico regente. Dicho sistema promueve el individualismo porque éste genera un mayor consumo. De igual manera promueve una falsa diversidad y multiplicidad, porque éstas promueven también las dinámicas del consumo infinito. Es por esto que en las últimas dos décadas se afirma de forma casi obsesiva el cuidado de sí: Spa, gym, terapias, medicina alternativa, mindfulness, artículos de belleza, la moda, los centros comerciales. Pero lo anterior es un falso cuidado de sí. El verdadero cuidado de sí, desde los griegos antiguos, es el autoconocimiento y creación de sí. Pero lo que encontramos en el mundo contemporáneo es un individualismo, que es una exaltación del yo sin conciencia ni conocimiento.

De esta forma, si el virus ha sido utilizado como una forma de controlar al individuo, la pregunta debe ser: ¿Cuál es el objetivo? Hay que recordar que el 2019 fue el año de grandes movimientos sociales de indignación, lo que ha sido controlado con el establecimiento de la cuarentena y la prohibición de la reunión de conglomerados de individuos. La protesta social fue controlada. El control de la protesta social, los millones de individuos confinados lleva a que el sistema económico y social se reafirme, en la medida en que puede imponer fácilmente sus condiciones. Por ejemplo, gran parte del panorama laboral de contratación se verá afectado durante y después de la cuarentena, lo que generará una crisis en la estabilidad económica: contratos por OPS, por horas, contratos sin seguridad social y a corto plazo. Ante ésta dinámica el individuo (aislado) será poco lo que podrá hacer. La amenaza de un totalitarismo global ya no es una distopía, sino una muy cercana y triste posibilidad.

Popayán, abril 2020.